cal
Calcinación de la piedra de cal

Las cales para la construcción, según la Norma Europea UNE-EN 459-1 distingue entre cales aérea y cales hidráulicas, de acuerdo con su composición química. Es importante no confundir la cal aérea, con la cal hidráulica.

Actualmente, la necesidad de productos de calidad ha mantenido el uso de la cal: por su bondad general en la construcción, por ser compatible con la mayoría de soportes, por ser respetuosa con el medio ambiente en absorber CO2, porque es transpirable y por la belleza de los acabados.

La cal hidráulica contiene silicatos que tienen un comportamiento diferente, sobre todo como material de construcción, su comportamiento es similar al cemento.

Cales aéreas

Son las cales producidas por la calcinación de calizas o dolomíticas puras están constituidas por óxido de calcio y/o magnesio. Endurecen lentamente mediante la absorción del dióxido de carbono presente en el aire, llamado proceso de carbonatación. Por eso el nombre de aéreas.

Pueden ser cales vivas (compuestas fundamentalmente por óxidos de calcio y de magnesio) o hidratadas (resultantes del apagado controlado de las cales vivas con el agua. Las cales aéreas a su vez se clasifican en cálcicas (en las que el componente fundamental es el óxido de calcio y el óxido de magnesio no supera el 5 %, y dolomíticas (en las que el  óxido de magnesio es superior al 5%). Eso es, según la composición de la piedra original que se ha calcinado.

La Cal Viva, que es el óxido cálcico, se obtiene por calcinación o cocción de la piedra caliza en hornos a unos 900-1000º C (ver El Ciclo de la cal).

La Cal Hidratada o Apagada, es la cal viva mezclada con agua, hidróxido cálcico, que produce una reacción exotérmica de desprendimiento de calor y por tanto, también, de vapor de agua, debiéndose realizar con las precauciones necesarias por el peligro que comporta.

El apagado de la cal viva puede hacerse de dos formas:

  • Apagado con poco agua: se llama hidratación seca y se hace con la cantidad justa de agua para obtener un producto seco, que posteriormente se muele y se clasifica por tamices.
  • Apagado con exceso de agua: se hace con una inmersión o inundación de la cal con el agua. El producto resultante es una pasta de cal que depositada en balsas realiza el proceso de envejecimiento, obteniendo con los años una pasta añeja de unas propiedades completamente distintas de una cal joven.